El problema no está en su marido, sino en usted

esposa-problema
Una mujer vino una vez a un pastor con la queja de que su marido era falto de espiritualidad que no sabía si seguiría viviendo con él. Ella había tratado una y otra vez de hacerlo ir a la iglesia, de que celebrara cultos familiares, que dejara de usar lenguaje profano, etc., todo sin resultado. El hacia observaciones sarcásticas sobre las actividades espirituales de ella, y estaba comenzando a influir sobre los hijos. Ella estaba aún pensando si sería correcto seguir teniendo relaciones maritales con él a causa de su manera blasfemar.

El pastor le reafirmó que la relación marital no dependía del hecho de que su marido fuera cristiano y le cito lo que la Palabra de Dios dice “Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone”. 1 Corintios 7:13 Pero el pastor todavía fue más lejos, y le dijo: Ahora yo veo aquí algo. Esta semana su esposo le ha ofrecido dos veces sacarla a comer afuera, dándole una oportunidad de apartarse de la cocina y de los niños, y usted lo rechazó, ¿no es verdad? Bueno, si, es cierto, admitió la mujer. Yo estaba tan ocupada, tenía cosas que hacer.

El problema no está en su marido, sino en usted. Usted es una esposa rebelde. Le molesta la autoridad de su marido. Lo que usted necesita es ir a casa y disculparse ante su esposo, pedirle que la perdone por no haber sido una esposa que no ha sabido someterse. Deje de sermonearlo continuamente, déjele eso a Dios. Prepárele sus comidas favoritas. Dedíquese a la tarea de ser una esposa que esté sujeta a su marido en todo. Mire lo que la Biblia dice: “Así como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las esposas lo estén a sus maridos en todo”. Efesios 5:24

El consejo la sacudió, pero lo aceptó y actuó de acuerdo con él. Cerca de una semana más tarde el esposo de la mujer vino a ver al pastor y le preguntó: ¿Le habló usted a mi esposa hace casi una semana? Si, le contestó el pastor. El hombre le dijo me gusta eso. A partir de ese momento el esposo comenzó a asistir a las reuniones de la iglesia y terminó siendo diacono de la congregacion.

Lo que la esposa no había logrado conseguir por sus propios esfuerzos, Dios lo consiguió cuando ella se sometió a la autoridad de su esposo.

Si ponemos en practica los principios de la Palabra de Dios cerca del matrimonio, las cosas van a mejorar, lo imposible será hecho posible, recuerde que Dios cumple Su Palabra. CON DIOS, TODO ES POSIBLE.

Ap. Enrique Torra

Click HERE is best bookmaker in the world.
Offers Bet365 best odds.

Estado del Tiempo

Indicadores

Publicidad

  • PUBLICIDAD PAI
  • aym
  • ingenia
  • debora

INSCRIBASE A NUESTRO BOLETÍN





Joomla Extensions powered by Joobi
All CMS Templates