El amor todo lo sufre, soporta, cree y espera.

lafamilia
El amor todo lo sufre, soporta, cree y espera. 1 Corintios 13:4-8 Llénese del amor de Dios, para conservar el gozo aun en la tribulación, ya sea la causa una mujer incomprensible o un hombre malgeniado. Cuando el gozo del Señor esta en el corazón, más albergue habrá para el amor; no habrá peleas ni mal genio y en el hogar reinará un espíritu de paz y comprensión.

No olvide que el gozo del Señor es nuestra fortaleza. Hay que mantener ese gozo a como de lugar para apagar los dardos encendidos del diablo, el cual siempre que ve la felicidad en los cónyuges, trata de enfrentarlos por pequeñeces. El gozo del Señor es una ayuda valiosa.

El perdón puede ser factible al ser compungidos por el Espíritu Santo, y por el temor a perder el gozo y las buenas relaciones que existen, la pareja se perdona sin reservas.

El descanso en la Palabra del Señor no deja que el enemigo angustie ni quite la paz y el sueño. La falta de sueño es falta de paz, un fruto del Espíritu Santo. Dejemos que él trabaje en las relaciones maritales. Pongámoslas en sus manos y el traerá paz a los hogares en disputa. Los frutos del amor, el gozo y la paz, hablan de lo mucho o poco que nos relacionamos con Dios.

En la relación con el cónyuge también hay tres frutos que pueden ayudar a mejorarla o enriquecerla. La paciencia para ver en el cónyuge lo que se desea. Esto es saber esperar y colaborar para que el cónyuge marche hacia la meta deseada.

La benignidad es saber perdonar sin resentimientos. Es tolerar cosas que disgustan y responder con afabilidad a toda injuria. La bondad requiere el amor y por ella se regala sin esperar recibir nada. Por la bondad uno cambia primero, sin exigir el cambio del otro.

Fuente: Ap. Enrique Torra

Click HERE is best bookmaker in the world.
Offers Bet365 best odds.

Estado del Tiempo

Indicadores

Publicidad

  • PUBLICIDAD PAI
  • aym
  • ingenia
  • debora

INSCRIBASE A NUESTRO BOLETÍN





Joomla Extensions powered by Joobi
All CMS Templates