Las Gorgonias recuperan los corales de mar

Las gorgonias están substituyendo a los corales escleractinios que están desapareciendo de los ecosistemas marinos como consecuencia del impacto humano y del cambio climático global.

Así se desprende de un artículo publicado por el investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Sergio Rossi, en la revista Scientific Reports.

Se calcula que tras el último fenómeno de El Niño, un 50% de la barrera de coral de Australia ha dejado de ser funcional: los corales han muerto o han sido severamente dañados. El cambio climático está erosionando a todos los niveles los sistemas más complejos, como los arrecifes estructurados por corales escleractinios, eficientes animales que capturan la luz a través de sus simbiontes (algas microscópicas) para nutrirse y construir «piedra». Esa misma «piedra» (la parte dura del coral, formada por carbonato de calcio) es en parte la responsable de la elevada tasa de fotosíntesis de las algas, que le dan hasta el 95% de los nutrientes que necesita el animal para vivir.

«Aunque la luz quizás permanece bastante constante, la temperatura se ha elevado en el mar», explica Rossi. A más temperatura, más aceleración de los procesos metabólicos relacionados con el proceso fotosintético, hasta el punto de que se crean moléculas tóxicas. «El exceso de toxicidad provocado por las algas incomoda al coral o a las propias algas, no está claro», apunta el investigador. Lo que sí está claro es que cuando esa temperatura es demasiado elevada, las algas, simplemente, abandonan el coral. Este proceso es conocido como blanqueamiento. Y sin algas, con solo un 5-15% de nutrientes, el coral se muere.

Ante esta situación, las gorgonias (y las esponjas) están relevando al coral una vez muerto de manera muy significativa.

Rossi y su equipo han comparado, por primera vez, la eficiencia fotosintética en nueve gorgonias del mar Caribe, uno de los lugares más castigados por la transición de un arrecife de coral sano a uno dominado por especies diferentes (no solo por el cambio climático). El estudio demuestra que la eficiencia fotosintética tiene que ver con la morfología de los organismos -de las gorgonias en cuestión-, que tienen más flexibilidad alimentaria (trófica) respecto a los recursos existentes que los corales escleractinios (corales pétreos o corales duros).

Fuente: Abc.es

Comparte