Los tigres son todos diferentes

Se contabilizan menos de 4,000 ejemplares de tigres silvestres en el mundo. Los esfuerzos para protegerlos se han visto obstaculizados, en ocasiones, también debido a la incertidumbre acerca de si representan seis, cinco o solo dos subespecies.

Ahora, un grupo de investigadores que ha analizado los genomas completos de 32 especímenes representativos de tigres han podido confirmar que los tigres realmente se dividen en seis grupos genéticamente distintos. Los hallazgos se han publicado recientemente en la prestigiosa revista científica Current Biology.

Estas seis subespecies serían, pues, el tigre de Bengala, el tigre de Amur, el tigre del sur de China, el tigre de Sumatra, el tigre de Indochina y el tigre de Malasia. Otras tres subespecies de tigre ya se han extinguido, confirman los expertos.

«La falta de consenso sobre el número de subespecies de tigres ha obstaculizado parcialmente el esfuerzo global para recuperar las especies al borde de la extinción, ya que tanto la cría en cautividad como la intervención en el paisaje de poblaciones silvestres requieren cada vez más una delineación más explícita de los ejemplares concretos que serán objeto de manejo para su conservación», comenta Shu-Jin Luo, de la Universidad de Pekín (China). «Nuestro estudio es el primero en revelar la historia natural de esta carismática especie de megafauna desde una perspectiva genómica completa», subraya.

La evidencia fósil muestra que los tigres se remontan a dos o tres millones de años. Pero, la evidencia genómica muestra que todos los tigres vivos solo se remontan a hace unos 110.000 años, cuando estos animales sufrieron un cuello de botella histórico en su población.

La evidencia genómica muestra que hay muy poco flujo de genes entre las poblaciones de tigres. A pesar de la baja diversidad genética del tigre, el patrón a través de los grupos es altamente estructurado, ofreciendo evidencia de que cada subespecie tiene una historia evolutiva única. Un hecho que es bastante singular entre los grandes felinos, aseguran los investigadores, señalando que varias otras especies, como el jaguar, han mostrado mucha más evidencia de entremezcla en todos los continentes.

Las subespecies de tigre tienen características distintas. Por ejemplo, los tigres de Amur son grandes con pelaje de color naranja pálido, mientras que los tigres de Sumatra en las Islas Sunda tienden a ser más pequeños y presentan un pelaje más oscuro y con rayas gruesas. De hecho, a pesar del ancestro común muy reciente que comparten todos los tigres vivos, los científicos pudieron detectar la evidencia de la selección natural.

«Al final, nos sorprendió bastante que, al realizar una exploración gradual del genoma, siete regiones, incluidos 14 genes, se destacaron como las posibles regiones en cuestión para la selección», concreta Luo.

La señal de selección más fuerte que encontraron fue en el tigre de Sumatra, cuyo tamaño más pequeño guardaría relación con la necesidad de reducir sus demandas de energía para permitirle sobrevivir entre los animales de presa más pequeños de la isla, como los cerdos salvajes y los muntíacos (mamíferos rumiantes).

El origen del tigre del sur de China sigue sin resolverse ya que en este estudio solo se utilizó un espécimen de cautiverio, matizan los autores. Desafortunadamente, esta subespecie se ha extinguido en la naturaleza.

Fuente: ABC.es

Comparte