Buenos días, Dios. Veo las obras de Tus manos en mí.

Al llegar al amanecer de un nuevo día, mírese, no vea a un abatido, rechazado y desalentado. Ahora pude ver la creación de Dios en carne humana. Declare con voz fuerte:

Buenos días, Dios. Veo las obras de Tus manos en mí. Me hiciste una obra maestra creada para asociarme contigo.

Dios, esta mañana te ves grandioso en mí. Vamos a ver qué cosas buenas y productivas podremos hacer hoy. “Vamos a hacerlas”.

Para tener éxito con propósito, el primer principio es reconocer su valor propio.

Reconozca el potencial que usted tiene. Usted es como Colón mirando al nuevo mundo. Hay valiosos tesoros que necesitan ser descubiertos y desarrollados que le harán una persona de logros, éxitos, felicidad, salud y productividad y un sinnúmero de personas compartirán sus beneficios.

Sus pensamientos son iguales a la electricidad: pueden ser captados, utilizados y conducidos hacia una productividad creadora, para bien suyo y de los demás.

Dios está en usted; este es el concepto más poderoso que puede mantener. La Biblia dice: “¿No sabéis que sois templo de Dios, que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” 1 Corintios 3:16.

La vida que usted posee es aliento de Dios, lo que significa que Su amor está en usted en forma ilimitada sanando, bendiciéndolo, y a la vez, bendiciendo a los demás por medio suyo.

Jesús dijo; “Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. Marcos 9:23.

Fuente: Ap. Enrique Torra

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?