“Una buena esposa… Más preciosa que joyas”

Dios les ha dado a las esposas la oportunidad de elegir libremente el camino de la sumisión, tal como Jesús eligió estar sometido al Padre. “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no escatimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo… Filipenses 2:5-9. Dios honra a aquellos que eligen libremente obedecerle.

“Una buena esposa… Más preciosa que joyas”

En el libro de un Hombre Llamado Pedro, Catherine Marshall cuenta cómo su fallecido esposo tenía la tendencia a colocar a las mujeres en un pedestal. Ella cita lo siguiente de uno de sus sermones: “Las muchachas modernas alegan que tienen que ganar un sueldo con el fin de establecer un hogar, pues eso seria imposible con solamente lo que gana el esposo.

Esa es la verdad en algunos casos, pero siempre que sucede debe considerarse como una necesidad lamentable, y nunca como la cosa normal o natural que debe hacer una esposa.

Si la esposa promedio consagra todo su tiempo a su hogar, a su esposo, a sus hijos… de contener el egoísmo de él mientras, le inspira confianza en sí mismo, de eliminar su engreimiento machista y al mismo tiempo lo alienta en sus esperanzas, y trata de establecer alrededor de la familia un círculo de verdaderos amigos… Si provee en el hogar una atmósfera adecuada de cultura, de amor por la música, de bellos muebles y de un jardín… Si ella puede hacer todo esto, estará empeñada en una vida de trabajo que le demandará todas sus energías, toda su paciencia, todo el talento que Dios le ha dado, el sacrificio extremo de su amor.

Le demandará todo lo que ella tiene y más. Y se dará cuenta del motivo por el cual fue creada. Sabrá que está llevando a cabo el plan de Dios. Será una colaboradora con el Soberano Gobernador del universo”.

Fuente: Ap. Enrique Torra

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?