La historia de Notre Dame de París

Además de ambientar numerosas obras de ficción, de novelas a películas, la catedral de Notre Dame de París ha sido el escenario de importantes acontecimientos de la Historia de Francia y, por extensión, de Europa. Un viaje de más de ocho siglos en el que sus muros han resistido guerras, conflictos religiosos, revueltas y revoluciones.

Desde que en 1160 el obispo Maurice de Seully ordenase la construcción de una nueva catedral en el lugar donde se ubicaba una iglesia consagrada a San Esteban, en el templo parisino ha sucedido de todo. Quizá por eso la posibilidad de su pérdida nos haya conmocionado, aquí y en Singapur, a fieles y paganos.

El actual edificio se edificó a partir de 1163, siendo el más notable de los edificios franceses del Gótico Temprano.

Sin problemas de financiación, las obras avanzaron muy rápidamente, llegando a la fachada occidental alrededor del año 1200, mientras que las torres se terminaron a mitad del siglo XIII. No obstante las tareas constructivas siguieron avanzando hasta bien entrado el siglo XIV.

Uno de los momentos más trágicos para la catedral de París fueron los deterioros perpetrados durante la Revolución Francesa, a las que le sucedieron las radicales restauraciones de mediados del siglo XIX y protagonizadas por Jean-Baptiste Lassus y Viollet-Le-Duc. En ellas, además de reconstruir y restaurar gran parte de la escultura perdida (incluso sus fantasiosas y famosas gárgolas), se modificaron y añadieron diversas partes, entre ellas la célebre aguja del cimborrio.

Fuente: El Mundo

Comparte