La ira, ¿igual en hombres y mujeres?

La ira forma parte de nuestro instinto para combatir las amenazas, competir por los recursos y hacer cumplir las normas sociales. Está enraizada en el circuito de recompensa del cerebro por lo que constantemente estamos sopesando lo que esperamos que suceda en cualquier situación. Cuando hay una discrepancia entre lo que creemos que debería ocurrir y lo que de verdad ocurre, se activa una pequeña región con forma de almendra en el cerebro llamada amígdala. Ahí nace tu ira.

La ira puede desencadenar la respuesta de lucha o huida del cuerpo, haciendo que las glándulas suprarrenales inunden el cuerpo con hormonas del estrés, como la adrenalina y la testosterona, que nos preparan para la agresión física. Pero si realmente terminamos maldiciendo, frunciendo el ceño o incluso golpeando a alguien depende de una segunda área del cerebro, la corteza prefrontal, responsable de la toma de decisiones y el razonamiento. Esto pone a nuestro enojo en contexto, nos recuerda que debemos comportarnos de maneras socialmente aceptables y mantenemos nuestros instintos primarios bajo control.

Los hombres son, en general, más agresivos que las mujeres, por lo que cabría esperar que también están más enfadados. Pero no es así. Todas las investigaciones han encontrado que las mujeres experimentan la ira con tanta frecuencia e intensidad como los hombres. Un estudio realizado por científicos de la Universidad Estatal del Suroeste de Missouri, que encuestó a unos 200 hombres y mujeres, sugirió que las mujeres estaban tan enfadadas y actuaron con ira con tanta frecuencia como los hombres. La principal diferencia que identificaron fue que las mujeres parecían ser más capaces de controlar las respuestas impulsivas.

Algunos han sugerido que estas diferencias de género están arraigadas en diferencias subyacentes en la biología del cerebro. Un estudio realizado por la Universidad de Pennsylvania, reveló que si bien la amígdala tiene un tamaño similar en hombres y mujeres, una segunda región, llamada corteza orbital frontal e involucrada en el control de los impulsos agresivos, es mucho más grande en las mujeres. Sugirieron que esto podría ayudar a explicar por qué las mujeres parecen ser mejores para controlar los arrebatos explosivos, no para no tenerlos.

No se aprecia claramente en qué grado la biología del cerebro explica las diferencias de género en términos de ira, igual que sucede con otros comportamientos. De lo que sí hay evidencia convincente es de que las expectativas de la sociedad juegan un papel importante en la manera en la que modulamos, o no, nuestros comportamientos.

Fuente: The Guardian

Comparte