Renuncia de Evo Morales desata violencia en Bolivia

Evo Morales dijo después de renunciar a su cargo de presidente que no planeaba abandonar el país. “No necesito escapar. Quiero que la gente de Bolivia sepa que no le he robado a nadie, nada. Si alguien piensa que estamos robando, dígamelo. Presente la prueba”.

Morales renunció solo horas después de que prometió que se celebrarían nuevas elecciones y que el consejo electoral del país sería reemplazado luego de un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA). Una serie de presuntas irregularidades, que incluyen fallas en la cadena de custodia de boletas, alteración y falsificación de material electoral, redirección de datos a servidores no autorizados y manipulación de datos, impactaron el conteo oficial de votos, dijo la OEA.

Con la renuncia de Morales y la de su vicepresidente, tras ser acusado de fraude en los comicios de octubre en los que fue reelecto, el país quedó acéfalo y presa de la incertidumbre política.

Ya se presentaron saqueos de negocios e incendios de propiedades. La prominente figura de oposición y académico Waldo Albarracín publicó en su Twitter que su casa había sido incendiada por seguidores de Morales.

Según la normativa boliviana, en ausencia del presidente y el vicepresidente, el jefe del Senado se haría cargo provisionalmente de conducir el país y, de no poder, debería hacerlo el titular de la Cámara de Diputados. Pero ambos dimitieron también.

La situación generó críticas en todo el continente, donde muchos líderes consideraron que hubo un golpe de Estado contra Morales. México, Venezuela y el presidente electo de Argentina, entre otros, mostraron apoyo para Morales.

Por su parte, Rusia acusó a la oposición boliviana de desatar una ola de violencia en el país.

Fuentes: CNN – BBC

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?