Los hombres desean tener hijos obedientes, pero ellos mismos no son obedientes a Dios

Ernesto Duque de Gotha, acostumbraba decir: “Si un príncipe desea tener súbditos obedientes, el príncipe mismo debe ser obediente a Dios.” Pero del mismo modo como hay gobernantes que esperan lealtad fiel de parte de sus súbditos y renuncian a rendirle lealtad al Rey de reyes, así también hay innumerables padres que presumen en la misma forma. Tal manera de gobernar mina toda obediencia. Así también, un método semejante de criar niños, echa las bases para el desorden.

El departamento de policía de Houston, Texas, publicó una lista de “doce reglas para criar niños delincuentes”. A través de toda esta obra irónica hallamos la repetición del ejemplo de los padres (comenzamos con las primeras seis de la lista): 

  • Comience en la infancia dándole al niño todo lo que desee. De este modo crecerá con la idea de que el mundo está en deuda con él.
  • Cuando aprenda palabras feas, celébrelo con risas. Esto le hará pensar que es ingenioso. También esto le alentará a aprender frases “más ingeniosas” que más tarde habrá de producirle a usted dolores de cabeza.
  • Nunca le de instrucción espiritual alguna. Espera hasta que él tenga 21 años y entonces déjele decidir por sí mismo.
  • Evite el uso de la palabra “incorrecto”. Puede desarrollarle un complejo de culpabilidad. Esto lo preparará para que más tarde, cuando sea arrestado por robar un automóvil, crea que la sociedad está en su contra y que se le persigue.
  • Recoja todo lo que él deje por allí botado (libros, zapatos y ropa). Hágale todas las cosas de modo que él se acostumbre a echar toda la responsabilidad sobre otros.
  • Déjelo que lea cualquier material impreso sobre el cual ponga sus manos. Preocúpese de que el servicio de mesa y los vasos estén esterilizados, pero deje que su mente se deleite en la basura.

Fuente: Apóstol Enrique Torra

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?