¿Por qué se cae el cabello en invierno?

No, no es un mito. Está comprobado que la tendencia a perder pelo es mayor durante los meses de frío. Te contamos por qué.

El invierno no es precisamente la estación del año más amiga de un cabello sano. Con la llegada del frío, es muy habitual que se incremente la caída del cabello, un fenómeno absolutamente normal que viene en parte determinado por el propio ciclo de nacimiento del pelo. En los seres humanos, existe un ciclo de vida capilar que implica que cada pelo pasa por una fase de crecimiento (anágeno), seguida de un estancamiento (catágeno) y la posterior caída (telógeno). Todo este proceso está controlado por un «reloj» molecular ubicado dentro de los folículos pilosos donde nace el cabello. Al parecer, los cambios hormonales que se dan con el comienzo de las estaciones más frías hacen que el número de pelos en fase de telógeno aumente y que crezcan menos pelos nuevos que en otras estaciones.

Además, en los meses de más frío pasamos tiempo en lugares cerrados, secos y a temperaturas altas, factores que también contribuyen a dañar la cutícula del cabello y hacer que tenga un aspecto más apagado. El contacto con las fibras de los gorros y otras prendas invernales también favorecen el encrespamiento y, en definitiva, un mayor deterioro de nuestro cuero cabelludo. El cabello se debilita y se vuelve más fino y progresivamente pierde volumen y brillo hasta llegar a la caída y pérdida del mismo.

Fuente: Muy Interesante

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?