¿Por qué la temperatura corporal son 36 grados?

La razón es que esos entre 36 y 37°C nos protegen de las infecciones. Diferentes estudios han demostrado que alrededor de los 36,7°C es la temperatura más eficiente: el calor corporal evita que nos infecten virus, bacterias y hongos con el menor consumo de energía posible.

Se trata de un mecanismo adaptativo. Hace millones de años no existían animales llamados “de sangre caliente”. Todos los seres vivos tenían una temperatura corporal que cambiaba en función de la ambiental, se llaman poiquilotermos. Pero la evolución natural seleccionó a algunos seres capaces de regular su propia temperatura al margen de la que hubiera en el ambiente y mantenerla prácticamente constante. Daba igual que fuera verano o invierno y que la temperatura ambiental variara enormemente, sus organismos seguían a una temperatura constante. Estos seres vivos se llaman homeotermos, conocidos también como “de sangre caliente”. Entre los vertebrados, las aves y los mamíferos -como nosotros los humanos- somos homeotermos y los reptiles, anfibios y peces son poiquilotermos.

En el XIX se estudió la temperatura corporal en muchas personas para hallar la media y se encontró que era 36,5°C. Aunque estudios más recientes han fijado esa media en 36,7°C. También se ha descubierto que la horquilla entre 36,5°C y 36,7°C es la temperatura más eficiente para los humanos puesto que el cuerpo no necesita gastar excesiva energía en producir ese calor y, por otro lado, es a la que se consigue que los hongos no ataquen a nuestro cuerpo. Es cierto que si se elevara la temperatura, el ataque de los hongos y otros microorganismos disminuiría todavía más, pero a la vez, esa subida del calor corporal sería excesiva para el organismo porque gastaría demasiado en producir calor.

Has de tener en cuenta que el calor se produce gracias a los alimentos que nos proporcionan la energía que permite funcionar a los mecanismos termorreguladores de nuestro organismo. Para tener una temperatura más alta, necesitaríamos comer más, probablemente requeriríamos estar continuamente alimentándonos, lo que no sería viable. Para no tener que estar comiendo todo el día y mantener un riesgo bajo de infecciones, la evolución del ser humano ha mantenido su temperatura ideal (desde el punto de vista energético y microbiológico) en una media de 36,7°C.

Fuente: El País

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?