lunes, septiembre 20

El origen de las empanadas

0

A lo largo de la historia, varias recetas de un mismo platillo fueron adoptadas por diversas culturas. De hecho, cada civilización adoptó un formato que se tornó único y distintivo. Uno esos platillos fue la empanada, que nació a raíz de necesidades básicas como ensamblar, conservar, transportar, vender, fraccionar, presentar y comer de manera práctica, sin necesitar utensilios.

Según los historiadores, las empanadas aparecieron por primera vez en América Latina mediante los conquistadores españoles. De hecho, las primeras recetas pueden verse en algunos libros de cocina ibéricos anteriores o contemporáneos a la época de Cristóbal Colón y la Conquista.

Sin embargo, el escritor gastronómico estadounidense, historiador y conocedor de la cocina árabe, Charles Perry, analizó y tradujo el Libro de Cocina de Andalucía (anónimo) del siglo XIII, y dejó entrever que las empanadas fueron parte de un intercambio cultural entre Europa y el norte de África. Allí, se produjo un importante cruce recetario entre Occidente y el mundo musulmán.

Otra civilización que adoptó las empanadas fue la de los fenicios. Según la época y la presencia de la comunidad en las islas Baleares españolas, los fenicios, mercaderes habilidosos que solían integrarse con los pueblos que encontraban a lo largo de sus dos grandes rutas marítimas, transmitían sus conocimientos, en especial sus habilidades en la elaboración del vino y el oficio panadero.

De igual manera, la empanada es un clásico argentino que se aferró a la cultura gastronómica y se convirtió en un platillo irremplazable. Las primeras recetas aparecieron en la época de los colonizadores y del mestizaje criollo, y fueron adoptadas por los inmigrantes y sus descendientes. En Argentina no sólo se trata de una comida, sino también un culto a los valores tradicionales.

Fuente: History

Share.