Encuentran jarras de vino con sabor a vainilla en Israel de hace 2.600 años

0

La élite del reino de Judá parecía tener una predilección por el vino especiado con vainilla. Así lo revela el descubrimiento por parte de investigadores de la Universidad de Tel Aviv y de la Autoridad de Antigüedades de Israel, de restos de esta sustancia exótica en jarras de la época del rey Sedequías, el último antes de la caída de Jerusalén hace alrededor 2.600 años.

El equipo de excavación en el Parque Nacional de la Ciudad de David ha encontrado decenas de jarras de cerámica, con capacidad de hasta 30 litros, que se habrían roto durante la conquista de Babilonia, en el 586 a.C. Después de aplicar un análisis de residuos de alta tecnología a ocho de los recipientes desenterrados, los investigadores han hallado restos de especia de vainilla en ellos. Lo que confirma, según concluyen, la vinculación del reino de Judá y de Jerusalén con las grandes rutas comerciales de la época, al final del periodo del primer templo, ya que la vainilla no es un producto autóctono.

Cuando se comenzó el análisis de los residuos orgánicos presentes en las jarras, que habían sido descubiertas dentro de las habitaciones de un edificio destruido bajo el asedio de Jerusalén por Babilonia, lo esperado era dar simplemente con restos de vino. Sin embargo, la presencia de la exótica especia de la vainilla, que hasta antes de la llegada de Colón a América era incluso prácticamente desconocida en Europa, ha sorprendido a los investigadores.

Los restos de vainilla son un hallazgo inusual, especialmente a la luz del incendio registrado en los edificios donde las jarras fueron encontradas. Los resultados del análisis de los residuos orgánicos me permiten afirmar con seguridad que las jarras contenían vino y que el mismo estaba condimentado con vainilla.

Las conclusiones de la investigación han sido publicadas en la prestigiosa revista científica Plos One. El estudio detalla los resultados de un químico singular que ha sido clave en la identificación de los restos de moléculas conservadas en los diminutos espacios laterales de las vasijas de cerámica.

La presencia de vainilla en aquella época en Jerusalén podría estar relacionada con la ruta comercial que atravesaba el Néguev durante el siglo VII a.C., impulsada originalmente por el Imperio Asirio y más tarde por los egipcios, e incluso los babilonios. “Jerusalén, a finales de la Edad del Hierro, a finales del período del Primer Templo, era un importante centro local, no solo administrativo o religioso, sino también económico”, ha subrayado Yiftach Shalev, doctor de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Share.