Cómo funciona el ciclo del agua

Normalmente, el ciclo del agua se enseña como un ciclo circular simple de evaporación, condensación y precipitación. Aunque es un modelo útil (sobre todo para que los niños aprendan el ciclo del agua), la realidad es mucho más complicada. Los caminos del agua a través de los ecosistemas son extremadamente complejos, por lo que es difícil llegar a comprenderlo con exactitud. De hecho, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) actualmente investiga el ciclo del agua a nivel global para pronosticar con mayor exactitud el tiempo, los recursos hídricos y la salud de los ecosistemas.

El agua es imprescindible para la vida en la Tierra. Además, en sus tres fases (sólida, líquida y gaseosa) el agua forma parte del sistema climático de la Tierra. Es decir, está directamente relacionada con el aire, las nubes, los océanos, los ríos, la vegetación, las capas de nieve y los glaciares, entre otros. El ciclo del agua muestra el movimiento continuo del agua dentro de la Tierra y la atmósfera. Durante este proceso, el agua líquida se evapora, se condensa para formar nubes y se precipita de nuevo a la tierra en forma de lluvia o nieve.

El agua en sus diferentes fases se mueve por la atmósfera. Así, el agua líquida fluye a través de la tierra (escorrentía) hacia el suelo (infiltración y percolación) y a través del suelo (agua subterránea). El agua subterránea, a su vez, pasa a las plantas y se evapora a través de la transpiración. Por otro lado, el hielo sólido y la nieve pueden convertirse directamente en gas mediante la sublimación. También puede suceder lo contrario cuando el vapor de agua se solidifica (deposición).

Desafortunadamente, el cambio climático está afectando a la cantidad de agua que tenemos disponible. Los fenómenos meteorológicos extremos como las sequías, las lluvias torrenciales o las inundaciones (que aumentarán a medida que cambie el clima) podrían afectar a los recursos hídricos necesarios para la vida humana.

Estos desafíos también podrían alterar la economía, la producción de energía, la salud humana la agricultura y los ecosistemas naturales. ¡En nuestras manos está cuidar del planeta!

Fuente: Muy Interesante

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?