¿Por qué no todos ven el mundo en 3D?

La visión en tres dimensiones ha dotado a la especie humana de la capacidad de calcular distancias, percibir la profundidad o visualizar de forma eficaz objetos en movimiento. Y eso ha permitido el desarrollo de habilidades motoras relacionadas con el entorno

¿Pero qué la hace posible? En realidad, es un proceso complejo que involucra tanto a los ojos como al cerebro. Cada ojo percibe una imagen (señal visual) ligeramente diferente y es el cerebro el que las fusiona, haciendo esta visión binocular mucho más efectiva. Basta taparse un ojo para comprobar cómo se vería el mundo en dos dimensiones. Por tanto, es necesario que exista una coordinación neuronal entre los dos ojos para que la visión 3D o estereopsis –su nombre técnico– se produzca correctamente.

La estereopsis no es una propiedad inherente al nacimiento. De forma natural se desarrolla en los primeros 6 meses de vida. Pero nacer con estrabismo o con un número elevado de dioptrías, entre otras causas, puede impedir su correcto desarrollo.

Hay un porcentaje de la población que no tiene estereopsis. Numéricamente es difícil de cuantificar porque muchos, simplemente, ignoran que carecen de ella. El auge del cine en 3D ha permitido aumentar los casos detectados, ya que son personas que no perciben ninguna diferencia respecto al cine convencional o están mucho más incómodas cuando se tienen que poner las gafas polarizadas para poder ver la película en 3D.

Lo malo es que muchos pueden llegar a adultos sin saber que tienen esta disfunción. Sobre todo porque en la gran mayoría de revisiones oftalmológicas rutinarias no se incluye ningún tipo de prueba binocular. En lugar de eso se centran en la graduación de la vista y en la agudeza visual estática –capacidad para ver una vez aplicada la corrección necesaria y poder discriminar caracteres pequeños en contraste máximo (negro sobre blanco)–. Si ambos valores son correctos, la revisión se da por satisfactoria.

El tratamiento para hacer que los dos ojos empiecen a trabajar juntos se lleva a cabo por optometristas a través de la Terapia Visual. Ésta permite entrenar al cerebro a usar de manera más eficiente la información que recibe a través de los ojos. Consiste en un programa de actividades y técnicas diseñadas para mejorar las habilidades visuales a través del refuerzo y habilitación de las conexiones neuronales existentes entre el sistema visual y el sistema nervioso.

Fuente: Revista Quo

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?