Lo que se sabe de la nueva variante del coronavirus

Desde hace algunas semanas se ha producido en la zona del sureste de Inglaterra un rápido aumento de casos de COVID-19 que ha llevado a las autoridades británicas a endurecer las medidas restrictivas de cara a las fiestas navideñas. El análisis de los datos de la secuencia del genoma viral ha identificado una gran proporción de casos que pertenecen a una nueva variante del SARS-CoV-2. La nueva cepa presenta varias mutaciones en la espícula, que es la proteína que el virus usa para entrar en las células humanas y, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), podría tener una capacidad de transmisión hasta setenta veces mayor. Aunque de momento no parece que esta nueva variante, denominada provisionalmente VUI-202012/01, sea más letal o produzca infecciones más graves, aún es pronto para conocer los detalles.

En todo caso, los virus mutan con mucha frecuencia y esta no es la primera variante encontrada que preocupa a las autoridades sanitarias, por ejemplo durante el verano pasado en Dinamarca se tuvieron que sacrificar millones de visones infectados con otra variante del SARS-CoV-2 que presentaba un riesgo importante para los humanos. La inevitable pregunta que todos nos hacemos es: ¿serán efectivas las vacunas también para estas nuevas variantes del virus que vayan apareciendo?

“No estamos viendo ningún aumento de la virulencia (gravedad clínica) o cambios importantes en la S (proteína de pico) que reduzcan la efectividad de la vacuna, hasta ahora”, ha explicado Julian Tang, profesor honorario de virología clínica en la Universidad de Leicester en declaraciones a Science Media Centre (SMC). “Con el tiempo, los nuevos virus se adaptan a sus huéspedes, con una mortalidad decreciente y posiblemente aumentando la transmisibilidad. No tiene sentido que el virus mate a su anfitrión: es mejor que se replique a niveles altos pero causando pocos síntomas”. En pocas palabras: al virus le vienen muy bien los asintomáticos, pues siguen moviéndose y haciendo vida normal, permitiendo que el virus se siga extendiendo y replicando su material genético en más personas. «Es probable que ahora estemos viendo parte de este nuevo proceso de adaptación de hospedante en el SARS-COV-2, pero queda por ver si la mortalidad será diferente con esta variante que con la anterior», indica la experta.

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?