“Anclado a tus promesas”, Daniel Calveti

Daniel Calveti lanza su nueva producción titulada «Anclado a tus promesas – Íntimo», la octava en su carrera musical, que surge de tiempos de adoración en medio de la pandemia que actualmente el mundo vive, y en la cual el cantautor venezolano testifica que el aferrarse a las promesas de Dios es lo que le ayudó a él y su familia a sobrellevar estos tiempos difíciles.

Varios son los atractivos de esta producción, entre ellos el que Daniel Calveti vuelve a grabar después de 16 años «La Niña de tus Ojos», lo que le dio gran alegría porque ha sido una de las canciones por la cual se han tenido más testimonios de personas que han recibido a Jesús como Salvador al escucharla.

Otra gran sorpresa es el debut como cantante de Daniela Calveti, hija menor de Daniel de apenas 13 años de edad con la canción «Padre eres mi consuelo». Cabe mencionar que la canción aparece tres veces en la producción, una interpretada por Danielita y dos veces por Daniel Calveti (una en español y otra en inglés).

Paralelamente fue lanzado el video clip «Anclado a tus promesas», filmado en una de las habitaciones de la casa de Daniel Calveti en Dallas, Texas, Estados Unidos, siguiendo el matiz íntimo de la producción.

Como último, y no menos importante elemento, es lanzado el devocional en la popular aplicación de la Biblia Youversion titulado: «Anclado a tus promesas en medio de la cuarentena», escrito por el propio Daniel Calveti.

Sobre la producción Calveti menciona: «Cada una de estas canciones se han convertido en mis devocionales personales y de mi familia. Me han ayudado a anclarme más de la palabra de Dios en este tiempo. Me ayudaron a ahogar pensamientos de preocupaciones recordando las promesas de Dios. Creo que en esta cuarentena mi guitarra no ha dejado de sonar ni un sólo día para nuestra familia; alabar su palabra ha sido la manera como hemos sobrepasado esta cuarentena.

La mayoría de estas canciones salieron sentado en la alfombra de mi habitación frente a una ventana en donde miro cada mañana una gama de los árboles verdes los pajaritos venir a comer en mi patio sin pedirme permiso o pagarme nada. Pero al verlos, Dios me recordaba cada día que si Él cuida de los pájaros y su creación también cuidará de mí».

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?