La OTAN también retirará tropas de Afganistán

Tras casi 20 años de guerra, los cerca de 10.000 soldados de la OTAN que tienen aún sus botas en Afganistán —unos 7.000 de países diferentes a Estados Unidos— volverán a casa, siguiendo el toque de retirada fijado por Washington para el próximo 11 de septiembre. Las tropas aliadas, lideradas por unos 2.500 efectivos estadounidenses, se marcharán al unísono, según ha anunciado el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en una comparecencia este miércoles desde el cuartel general de la Alianza Atlántica en Bruselas. “Entrar juntos, adaptarse juntos, salir juntos” fue la estrategia “desde el inicio”, ha explicado el jefe de la diplomacia estadounidense. La retirada comenzará el 1 de mayo y será completada “en unos meses”, según una declaración conjunta de los 30 miembros de la Alianza.

“Trabajaremos muy estrechamente, en las próximas semanas y meses, en una retirada segura, planificada y coordinada de nuestras fuerzas de Afganistán”, ha añadido Blinken antes de adentrarse en una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, también de visita en la capital europea tras pasar este martes por Alemania.

Los tres se han unido esta tarde desde Bruselas a la reunión del Consejo Atlántico, a la que se han sumado por videoconferencia los ministros de Exteriores y Defensa de los Estados aliados. En la agenda del día, además de la retirada de Afganistán, se encontraban las “acciones agresivas de Rusia dentro y alrededor de Ucrania”, en palabras de Stoltenberg, cuyo despliegue “masivo”, el mayor de Moscú desde 2014, preocupa a las potencias occidentales.

La marcha de tierras afganas, que ha anunciado oficialmente este miércoles el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, marca un punto de inflexión en la historia militar del país: pondrá punto y final a la guerra más larga de Estados Unidos. Lo mismo sucede con el despliegue de la OTAN. La actual misión, bautizada Apoyo Decidido (RSM, por sus siglas en inglés), es heredera de la llamada Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), la más larga de la Alianza hasta la fecha, desplegada de 2003 a 2014. En su punto álgido, contó con más de 130.000 efectivos de 50 países de la OTAN y asociados. La misión actual, lanzada en 2015, suma 9.592 militares de 36 países de la OTAN y asociados, y tiene como objetivo la “formación, asesoramiento y asistencia a las fuerzas e instituciones de seguridad afganas”.

Fuente: EL PAIS

Comparte

× ¿Cómo puedo ayudarte?